Blog de marin4csa

Bitácora CAS #2 2018: Magia, voluntariado por los niños con cáncer

A finales de Enero, junto con mis amigos encontramos el albergue de niños Magia, voluntariado por los niños con cáncer, era un espacio donde acogían a los niños que venían de diferentes departamentos del Perú a Lima para hacer tratamientos por el cáncer y no tenían donde hospedarse, es un lugar de recreación para los niños; el horario al que iban eran dos o tres veces por semana los Lunes, Jueves y Viernes , de 2 pm – 4 pm ; recuerdo que el primer día estaba entusiasmado porque quería hacer bastantes cosas con los niños, jugar con ellos, enseñarles nuevas cosas pero cuando me encontré con la realidad fue un gran obstáculo, para empezar no tuve en cuenta que eran niños, por lo tanto eran traviesos, se movían de un lado para otro, era difícil llamarlos a que hagan las actividades con nosotros porque preferían ver televisión, etc; en fin el primer día llego y llegamos los 5 para empezar las actividades, ni bien  llegamos al espacio de recreación, todos los niños estaban viendo televisión y ninguno quería venir a hacer origami con nosotros, tuvo que venir una señorita y motivarlos para que vengan, eran alrededor de 6 niños que logramos engancharlos con la dinámica y en eso llegó un 7mo niño, Fabio, a simple vista parecía “normal” pero el trato que tenía con los demás y conmigo era un poco tosco y agresivo, no hablaba bien o no pronunciaba bien las palabras por lo que siempre gritaba; al principio me incómodo su actitud, porque no sabía que tenía pero de todas maneras no lo trataba distinto al resto, solamente parecía no entender las cosas; llegó el turno de presentarnos todos por nuestros nombres y edades y llegó el turno de Fabio, reiteradas veces le preguntaba pero no entendía y solamente se reía y me jaloneaba, en eso uno de los niños de la mesa me contó que Fabio era sordo mudo por eso no entendía muy bien las cosas, en ese momento me sentí tan mala persona, había juzgado a alguien sin saber su historia, lo que más me impacto es que este niño me enseñó a cómo hablar con él por señas ya que eran amigos; después de ese día me puse a reflexionar, cuanto podemos aprender de niños, yo principalmente iba a ayudarlos o a que aprendan algo pero ese día termine siendo yo el que aprendía algo de ellos; ni bien me enteré de esto les comenté a los 5 amigos con los que había ido, y nos pusimos manos a la obra para hacer actividades más sicomotrices y a poder comunicarnos con él; a partir de este día aprendí a tener más paciencia y dedicación con él, ya que no todos aprendemos igual de rápidos que otros y necesitaba alguien que lo pueda ayudar.

Recuerdo otro obstáculo que se nos puso al paso del tiempo, era que en este albergue habían niños desde 2 años hasta 14 años por lo que un día al llegar teníamos actividades dirigidas para niños pequeños y no nos percatamos que también habían chicos de 13 y 14 por lo que les aburría y se iban a ver televisión, cosa que después de unos momentos lo solucionamos con una pelota y una net, al jugar vóley con ellos y otros a quedarse en la sala de actividades con los niños más chiquitos.

EXPERIENCIAS CAS

·  Conocerse, Aceptarse y Superarse: Reconozco que juzgue al niño que era sordo mudo, no entendía porque era así o actuaba así y me incomodaba, pero después de saber su historia me arrepentí y comencé a tenerle más paciencia y dedicación para enseñarles las cosas.

·  Busca la verdad y actúa con coherencia: Desde un principio me propuse ayudar a todos los niños posibles por más traviesos o malcriados que sean, tenía que tener en cuenta que eran niños y tenerles paciencia, dejé los prejuicios de lados y simplemente comencé a ayudar sin juzgar a nadie y a quererlos.

·  Lidera con inspiración: Previamente, en la organización de actividades para los niños, considero que motive a mi grupo de amigos a planificar juegos o actividades que tuvieran un fin más allá de sólo divertirse, sino que aprendan; normalmente proponía actividades y decidía quién iba a traer cada cosa para las manualidades u juegos.

·  Se compromete y esfuerza: siento que estuve bien comprometido con los niños, iba siempre a la hora y ningún día faltaba; me esforcé por mejorar cada vez más las actividades y encontrarles un fin distinto además de poder comprender el carácter de algunos niños que eran engreídos o hacían berrinche (  ser más tolerante).

·  Organiza actividades: Como lo mencione previamente, en la mayoría de casos, fui en el encargado de organizar las actividades para los niños.

·  Trabaja en comunidad: Creo que durante todo este proceso, la presencia de cada miembro del grupo fue indispensable, nos apoyábamos mutuamente en las actividades, a veces algunos no querían ir por flojera o tiraban la toalla pero todo el resto lo motivábamos para que siga y no se rinda.

EVIDENCIAS: 


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: